Review: ‘ The Imitation Game’

Película: The Imitation Game (El Código Enigma). Director: Morten Tyldum. Guión: Graham Moore. Reparto: Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Matthew Goode, Rory Kinnear, Allen Leech, Matthew Beard, Charles Dance y Mark Strong.

The Imitation Game es la última película del director noruego Morten Tyldum. Basada en hechos reales, la cinta cuenta la verdadera historia de cómo el matemático Alan Turing y su equipo de criptógrafos lograron descifrar los códigos nazis y así ayudar a los Aliados a ganar la Segunda Guerra Mundial.

A grandes rasgos este film puede aparentar ser la típica película británica de época que se llevará unas cuantas nominaciones al Oscar por sus buenas actuaciones y una gran puesta en escena. Pero la verdad es que es mucho más que eso. Desgraciadamente Turing no tiene el reconocimiento que en verdad se merece. De hecho, antes de conocer sobre la existencia de este largometraje, sabía poco y nada sobre la trágica vida de este genio.

¿Están prestando atención?”. Con esas líneas comienza este thriller dramático protagonizado por Benedict Cumberbatch en la piel de Alan Turing. Con un relato que va y viene en el tiempo, la historia nos lleva por varias tramas narrativas que se entrelazan hasta conformar una historia que combina misterio, amor y la intolerancia de una nación.

Desde su llegada a Bletchley Park en 1939 y sus esfuerzos inhumanos por descifrar los códigos de la máquina Enigma, operada por las tropas nazis, hasta llegar al año 1951 cuando se lleva a cabo una investigación policial que pone en foco la homosexualidad de Turing, algo que era considerado un crimen en el Reino Unido. Todos estos acontecimientos son acompañados por algunas escenas de su niñez, en los que debió enfrentarse a severos casos de bullying y un amor no correspondido.

A pesar de haber sido criticada por no ser completamente fiel a ciertos sucesos históricos, difícilmente algo de esto opacará la meticulosidad con la que cada línea y cada pieza del rompecabezas están ensamblados. Y es justamente allí donde reside el éxito de The Imitation Game. La capacidad en la que combina los elementos de un thriller con los de una biopic: la historia de Turing, es la historia del código Enigma. Sin la presencia de él, estaríamos frente a cualquier otra película de espionaje ambientada en la Guerra.

Esto no es todo. Algo que no se valora o no se tiene en cuenta, es que también estamos frente a la historia del nacimiento de la Inteligencia Artificial (otro de los curiosos datos que nos presenta la cinta es que Turing fue el precursor de lo que hoy en día se conoce como “computadoras”). De hecho, la cinta refleja a la perfección la creciente obsesión y el amor que Turing desarrolla por su máquina.

Gran parte del mérito de la película se lo lleva su protagonista, Benedict Cumberbatch en uno de los mejores y el más demandante rol de su carrera. La forma en que se transformó en este complejo personaje, cuyas motivaciones y emociones están tan enigmáticamente encubiertas que por momentos dudamos si realmente es o no un espía soviético. También hay que reconocer al joven actor Alex Lawther, quien interpreta a Turing en su adolescencia, y que supo captar el sufrimiento que refleja la actuación de Cumberbatch.

Lo mismo podríamos decir de Keira Knightley como la brillante Joan Clarke, quien entabla una relación platónica con Turing, situación que cobra vital importancia en la historia. Knightley ya nos tiene bastante acostumbrados a las películas de época y a encarnar a la heroína cuya historia termina en tragedia. Pero en esta ocasión, la actriz ha logrado una buena y convincente actuación, en un rol que le aporta un toque de humanismo y sensibilidad a un frío y distante Turing.

El resto del reparto también está muy bien elegido. Entre el grupo de colegas y amigos vemos nombres como los de Mark Strong como el intimidante General Stewart Menzies y Matthew Goode como el Hugh Alexander, un apuesto criptoanalista al que pocos se pueden resistir.

the-imitation-game-03

Hacia el final de la historia, Turing es procesado por “indecencia grave” y decide someterse a una castración química antes que ser apresado y no poder continuar con su trabajo. El devastador efecto de los medicamentos le produjo graves alteraciones físicas y psíquicas, llevando a esta atormentada alma a acabar con su vida en 1954, aparentemente mediante la ingesta de una manzana con cianuro. Turing recibió el perdón real póstumo por su crimen recién en el año 2013.

No puedo dejar de mencionar la gran banda sonora compuesta por el gran Alexandre Desplat, con melodías únicas que acompañan a este largometraje en sus giros dramáticos y que busca ante todo descifrar a este enigmático hombre.

Con un gran debut del guionista Graham Moore, el director Morten Tyldum logró un thriller fascinante que cuenta la historia de un héroe real cuya mente ayudó a terminar con uno de los conflictos bélicos más grandes del siglo pasado. Una sorprendente puesta en escena, excelentes actuaciones y sin duda, una de las mejores películas del año.

Valoración: 10 – Excelente

the-imitation-game-poster

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s