Review: ‘John Carter’

by Alexiel

Película: John Carter  

DirectorAndrew Stanton 

GuiónMichael Chabon, Andrew Stanton, Mark Andrews 

RepartoTaylor Kitsch, Lynn Collins, Willem Dafoe, Bryan Cranston, Mark Strong, Thomas Haden Church, Samantha Morton, Ciarán Hinds, Dominic West, Polly Walker,James Purefoy, Jonathan Hyde, Daryl Sabara, Nicholas Woodeson, Holly Weston,Amanda Clayton, David Schwimmer, Art Malik, Jon Favreau

Basado en la primera novela de la “Serie marciana” de  Edgar Rice Burroughs llamada “Una princesa de marte”, John Carter lleva por título el nombre de su protagonista. Esto causó algunos problemas de reconocimiento pues la única obra de Burrows que no necesita introducción es Tarzán, mientras que nadie llegaba a entender por completo quién era ese apuesto melenudo de nombre John Carter que salía en taparrabos el 80% del trailer y que parecía pertenecer a una película hibridación entre Avatar y Atlantis.

Para todos los que digan que la película es un plagio de muchas otras, deben saber que el libro se publicó por capítulos a partir de 1911 y sirvió de inspiración para muchas obras posteriores.

John Carter (Taylor Kitsch) es un veterano de la Guerra Civil que es transportado a Marte por métodos que desconoce. Sólo que ese planeta es llamado Barsoon por los alienígenas que lo habitan, y él es tomado por un bicho extraño y encarcelado. Pero pronto llaman la atención sus habilidades especiales, como su fuerza fuera de lo normal y la capacidad de saltar grandes distancias debido a las diferencias gravitacionales entre Marte y la Tierra. El líder de los marcianos que lo tienen prisionero, Tars Tarkas (William Dafoe), comienza a barajar la idea de usarlo como un guerrero en sus filas, pero entre ellos se irá desarrollando una amistad a lo largo del film.

Mientras los esfuerzos iniciales de Carter (o Virginia, como lo llaman los alienígenas debido a una confusión al presentarse) se centran en volver a su planeta natal, al conocer a la princesa Dejah Thoris (Lynn Collins) los propósitos de su estadía van cambiando. Como todo héroe épico, deberá rescatarla de un matrimonio arreglado con el malvado de la historia y, de paso, salvar al planeta de una guerra que peligra con destruirlo todo. 

La trama fantasiosa es en sí entretenida, pero tiene el punto en contra que a veces avanza demasiado deprisa en diálogos que uno no alcanza a comprender del todo de no haber leído previamente el libro o, al menos, un resumen del mismo. Sin embargo, lo más criticable de la película fue el cierre: la pelea final fue apresurada. Me dio la sensación de que no debía exceder cierta cantidad de tiempo y decidieron redondearla, quitándole escenas de batalla que hubieran sido interesantes.

Las actuaciones fueron todo lo buenas que se puede esperar en esta clase de film. Como un plus que no me esperaba en lo absoluto, me reí mucho, pues los momentos divertidos abundaban y personajes simpáticos no faltaron.

Párrafo aparte merece Taylor Kitsch, pues este es su primer protagónico y no decepciona. Probablemente esto se deba en gran parte a la perfección absoluta de su cuerpo y a la moda marciana que sólo exige un par de trapitos para considerar a alguien como “vestido”. Pero, más allá de su anatomía, debo admitir que logró que su personaje transmitiera las emociones correctas. El actor saltó a la fama por interpretar a ” Tim Riggins” en la sere dramática Friday night lights, a lo que luego sumó la película biográfica The Bang Bang Club junto a Ryan Phillippe y a “Gambit” en X-Men orígenes:Wolverine para darse a conocer en diversos círculos hollywoodenses. 

La protagonista femenina del film, Lynn Collins, es linda, pero se ve un tanto mayor para el papel. Ella tmbién actuó en X-Men orígenes: Wolverine como la esposa del protagonista, pero parece haber envejecido 10 años desde ese momento aunque sólo hayan pasado 3. 

Como todos los de su raza, la coloración de su piel se asemeja a la del planeta rojo. Esta particularidad, junto a los decorados y paisajes de la película, hace que las escenas sean estéticamente bellas y transmitan cierta calidez agradable. Los efectos visuales son impecables y, para ser una película de Disney, al menos hay un poco de sangre que le agregan cierto realismo a las batallas (si hay algo enfermante en un film es que alguien sea atravesado por una espada y la hoja siga impecable). 

John Carter picAndrew Stanton (Wall-EBuscando a Nemo) es el director de esta película de 132 minutos que me hubiera gustado fuera un poco más extensa. Aún así, me esperaba mucho menos del film, y quizás sea esa la razón principal por la que me terminé sorprendiendo gratamente al disfrutarla. No me malinterpreten, no es la GRAN película del año ni mucho menos, pero fue divertida, visualmente agradable y con buenos efectos que me hicieron sentir que no malgasté mi dinero (como me pasó, por ejemplo, con el fiasco de Immortals). Si tuviera que darle un puntaje del 1 al 10, esta película de aventuras de Disney tiene un 7 y, dado que el final quedó abierto para una posible continuación, de seguro vería la segunda parte. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s